Tras las páginas de 2019

Con el final del año somos muchos los que recurrimos a las listas para intentar resumir y compartir nuestras mejores experiencias musicales, cinematográficas, literarias, etc. En este blog he hecho de todo: desde elegir lo mejor que he leído hasta compartir una lista de escritores/as que me apetecía descubrir al cambiar la última cifra del calendario.

Este año he leído más de 60 libros y aunque no ha sido algo premeditado, ahora veo que mis lecturas han sido, además de muy europeas, de temáticas muy concretas: los exilios, la errancia y la guerra han ocupado gran parte de esas casi quince mil páginas que he leído según me chivó Goodreads hace poco. También, como cada año, se nota a dónde viajé en verano. Si hace dos años el destino fue Japón, mis elecciones literarias evidencian que este año recorrí Italia.

A continuación citaré más de una veintena de libros que he leído este año agrupándolos bajo títulos que cobijen a cada uno de ellos. Tened en cuenta que cada obra es un mundo, que mis esfuerzos por construir pequeños sistemas planetarios no os cieguen ante la demencial diversidad que existe en este artículo.

Narrar en tránsito.

  • Zorro (Dubravka Ugresic, Impedimenta)
  • En presencia de la ausencia (Mahmud Darwix, Pre-textos)
  • Los errantes (Olga Tokarczuk, Anagrama)
  • Las especias (Jack Turner, Acantilado)
  • Breve elogio de la errancia (Akira Mizubayashi, Gallo Nero)

No me atrevería a decir que viajar sea un género per se, pero sí que el desplazamiento que proponen estas obras es una forma eficaz de evitar la estúpida necesidad de etiquetarlo todo. Respecto a esto diría que Tokarczuk es la más juguetona y el ensayo de Jack Turner la propuesta más tradicional, pero los cinco libros son opciones fabulosas para cuando uno desea páginas que invitan al movimiento, sea geográfico o de orden interior.

Hablo más sobre Zorro aquí.

Hablo más sobre Breve elogio de la errancia aquí.

Sobre Los Errantes recomiendo este artículo de Gonzalo Torné.

Breves apuntes para abrazar eternamente.

  • En la belleza ajena (Adam Zagajewski, Pre-textos)
  • Pensamientos al vuelo (Yoshida Kenko, Errata Naturae)
  • Meditaciones en tiempos de crisis (John Donne, Quintaesencia)
  • Incierta historia de la verdad (Xuan Bello, Rata_books)

Si en los libros anteriores reinaba el desplazamiento aquí lo hace la pausa. Las cuatro obras que destaco ahora son lecturas ideales para leer con lápiz en mano, destacando pensamientos que sentiremos escritos para nosotros. Zagajewski, Kenko, Donne y Bello escriben líneas que hacen de lo cotidiano algo sublime y desnudan su verdad con tanta belleza que creer en ellos se siente como un acto de fe.

Hablo más sobre En la belleza ajena aquí.

Hablo más sobre Incierta historia de la verdad aquí.

El horror antes del horror.

  • Detrás de la puerta (Giorgio Bassani, Acantilado)
  • Juventud sin Dios (Ödön von Horváth, Nórdica Libros)

Estas dos novelas tienen algo en común. Ambas historias son historias de alumnos y por lo tanto sitúan la narración en esas escuelas que tenían la responsabilidad de educar para la guerra. Es decir, que lo que se cuenta es horrible pero se sabe que lo que está por venir es aún peor. Más allá de eso, diría que los dos trabajos son casi antagónicos. El primero está escrito con gran maestría y sutileza mientras que el segundo posee una fuerza narrativa arrolladora debido a su estilo directo basado en diálogos y a los amagos de Horváth por convertir el libro en una especie de thriller.

Hablo más sobre Detrás de la puerta aquí.

En territorio hostil.

  • Lealtades y traiciones (Aleksandar Tisma, Acantilado)
  • Claus y Lucas (Agota Kristof, Libros de Asteroide)
  • El río del tiempo (Jon Swain, Gatopardo Ediciones)
  • El Reino (Gonçalo M. Tavares, Seix Barral)

Llegó la guerra y nos toca elegir trinchera. Tîsma es ese narrador centroeuropeo que domina el arte de la escritura y nos regala párrafos que son capítulos y oraciones que son párrafos. Todo maestría. La historia de Kristof es simplemente extraordinaria, una obra en la que se muestra con incómoda crudeza que cuando la humanidad pierde la razón las reglas de la partida cambian por completo. El río del tiempo es a la vez un estremecedor relato sobre las guerras de Indochina de los años 70 y la reconciliación del autor con su pasado, uno repleto de dolor y muerte. Por último tenemos El Reino… Ya os lo pregunté a comienzos de año: ¿a qué esperáis para leer El Reino?

Hablo más sobre Claus y Lucas aquí.

Mi entrada sobre El Reino aquí.

En verso.

  • Huesos de sepia (Eugenio Montale, Ediciones Igitur)
  • Asimetría (Adam Zagajewski, Acantilado)
  • Extracción de la piedra de locura (Alejandra Pizarnik, Lumen)

Lo reconozco, no he leído mucha poesía este año, pero leer a estos tres genios hace que lo poco parezca inmenso. La excelsa poesía de Zagajewski busca halos de luz en las asimetrías que nacen de la forma dicotómica que tenemos de entender la existencia: en sus placeres y sus vicios; en sus difuminados vestigios y sus inciertas promesas.

Para hablar de Montale nada mejor que rescatar las palabras que le dedica el propio Adam Zagajewski:

Eugenio Montale es un excelente poeta italiano que, no obstante, se escapa incesantemente al lector, como si siempre le estuviera ocultando alguno de los elementos del poema. Este escapismo es incluso el rasgo principal de su poesía: en él reside todo el encanto de sus poemas, unos poemas que llevan la elipsis por bandera.

De Pizarnik destacaré su talento para cuestionarlo todo. Sus mejores versos siempre están arropados por signos de interrogación. De escándalo.

Vivencias propias como motor narrativo.

  • Adiós a los padres (Peter Weiss, Alpha Decay)
  • La penumbra que hemos atravesado (Lalla Romano, Periférica)
  • Refugio (Terry Tempest Williams, Errata Naturae)

Estos tres títulos que componen un extraño y triste haiku son obras que nacen de la introspección de sus autores. Adiós a los padres es un párrafo de 120 páginas que funciona como un “ajuste de cuentas” hacia la incomprensión paterna sobre la vocación artística del autor.

La novela de Romano en cambio es un bellísimo retorno a la infancia que evita con sutil delicadeza la tramposa y pretenciosa nostalgia que es hablar de nosotros como niños. Es el libro que me acompañó en las estaciones de tren italianas y no me arrepiento de la elección tomada. Y eso es mucho decir.

Y RefugioRefugio es una lectura inabarcable en sensaciones. Delicada y despiadada. De una espiritualidad contagiosa y a la vez tan físicamente dolorosa. La presencia de la muerte es opresiva por momentos y liberadora en ocasiones. Su mayor virtud es recordarnos el deber de quedarnos con lo bueno que nos rodea y defenderlo de lo hostil. Una invitación a, en momentos de duda, elegir siempre la vida.

Literatura en euskera

  • Sekula kontatu behar ez nizkizun gauzak (Iban Zaldua, Elkar)
  • Bihotz Handiegia (Eider Rodriguez, Susa Narratiba)
  • Nagusia kanpoan bizi da (Takiji Kobayashi, Katakrak Liburuak)

Uno de mis propósitos para 2020 es leer y escribir más en euskera, mi idioma, el de mi familia, el de mis amigos y el de mi trabajo.

En este grupo me apetece destacar tres libros, dos originales y uno traducido. Afortunadamente a Iban Zaldua (Como si todo hubiera pasado, Galaxia Gutenberg) y a Eider Rodriguez (Un corazón demasiado grande, Random House) los podéis leer en castellano, algo que os recomiendo encarecidamente. Respecto a la tercera obra, simplemente quería destacar la estupenda labor de Katakrak con la literatura en euskera. Un catálogo exquisito que muestra el amor por las letras de todas las personas que están detrás del proyecto.

Recomendaciones infalibles.

  • El Gatopardo (Giuseppe Tomasi di Lampedusa, Anagrama)
  • El mar, el mar (Iris Murdoch, Lumen)
  • Las pequeñas virtudes (Natalia Ginzburg, Acantilado)

Finalmente, quiero destacar tres obras maestras. De esos libros que hay tanto que decir que apenas te atreves a decir nada. De Las pequeñas virtudes ya dije en su día que debería ser el libro de cabecera de aquellos que trabajamos en el ámbito de la educación. El Gatopardo es un prodigio literario sobre el paso del tiempo y su impiedad. Y El mar, el mar… leer a Murdoch es tan divertido y ella es tan inteligente… la novela es magia en el mejor de los sentidos; te crees todas sus trampas. Si los leéis y sentís que os he fallado, que sepáis que vosotros/as también me habéis fallado a mí. Imprescindibles.

Mi entrada sobre Las pequeñas virtudes aquí.

3 Comments

  1. !!¿Cómo despedir el 2019 sin pasar por uno de mis rincones lectores favoritos?!! Imposible.
    Qué buenas lecturas has tenido este año John. El río del tiempo justo me lo regalaron el año pasado por estas fechas y no he conseguido hacer hueco, peeeero no pasa de 2020, al igual que a Iris Murdoch con quien tengo pendiente El Unicornio y El mar, el mar (aprovechando la reedición).

    Tengo muchísimas ganas de estrenarme con Zagajewski, espero poder descubrirlo en el nuevo año lector y que me de tantas alegrías como a ti.
    Para terminar, no sabes qué pena me da haber perdido el euskera, aunque siempre puede convertirse en un impulso para reaprender ¿verdad?

    ¡Muy feliz año nuevo, John! Por un 2020 compartiendo lecturas, comentando música, libros, cine y lo que venga.
    ¡muchos besotes!

    Le gusta a 1 persona

    1. Quien si no tú podía ser la última visita del año. Muchas gracias por seguir acercándote por aquí, sabes que para ti la alfombra roja siempre está extendida.

      Si en 2020 voy a poder hablar contigo sobre Zagajewski y Murdoch, 2o20 será un buen año, no me cabe la mejor duda.

      Y si algún día te animas con retomar el euskera, ya sabes, aquí tienes un profesor dispuesto a ayudarte en ese fascinante recorrido.

      Por un año en el que sigamos compartiendo lecturas, música, cine… y fotos de FJM.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .