Lecturas de Verano (Parte IV)

Uno, ninguno y cien mil (Luigi Pirandello, Acantilado)

La identidad siempre ha sido una temática que me ha atraído mucho y sin querer abrir espacio en este rincón a lo personal, os reconozco que también es algo que me ha invitado a reflexiones no siempre beneficiosas. Es por ello que me extraña tanto haber llegado tan tarde a esta obra sobre la búsqueda del yo.

Podríamos decir que el núcleo narrativo de la obra reside en la crisis de identidad del protagonista, Vitangelo Moscarda, la cual nace de una anécdota que bien podríamos considerar humorística: un día su mujer le comenta que tiene la nariz torcida y él lo niega… poco después el espejo le da la razón a su esposa. A partir de ahí Moscarda nos narrará sus esfuerzos por dejar de ser lo que era para cada una de las personas que formaban parte de su vida.

Uno, ninguno y cien mil es un libro tragicómico que lleva al extremo la soledad intrínseca de nuestra existencia narrando en primera persona el descenso a la locura de un hombre que no logra encontrar salida en el laberinto de espejos que nos es la lucha entre el ser y el parecer.

La especie fabuladora (Nancy Huston, Galaxia Gutenberg)

Cuando ciertas personas te dicen que X libro es muy especial para ellas te olvidas de la lista de pendientes y mueves cielo y tierra para hacerte con la obra mencionada; eso es lo que me ocurrió con este ensayo de Huston, aunque leerlo después de la novela de Pirandello fue una decisión cuyas consecuencias no medí del todo, ya que dicha sucesión de lecturas hizo que el discurso de la autora sobre la importancia de la ficción en nuestras vidas cobrase una dimensión aún mayor.

Huston sostiene que lo que nos diferencia de las otras especies es nuestro talento fabulador y que la ficción nos sirve como recurso de supervivencia; pues mediante ella definimos quienes somos, de dónde venimos, lo que creemos… Lo que conocemos como realidad es el cúmulo de historias (ficciones) transmitidas durante nuestros años de existencia. En sus páginas Huston nos invita a reflexionar sobre nuestras creencias y pareceres, poniendo en duda todo lo que dábamos por cierto respecto a quienes somos, lo que creemos recordar y lo que queremos transmitir. De nuevo la miscelánea de el ser y el parecer -esta vez en formato de ensayo- desnuda nuestras frágiles certezas y a la vez nos viste como humanos.

¿Por qué es un libro tan especial para ti? – le pregunté. Porque es el libro que mayor satisfacción me ha aportado en mi búsqueda de una definición de ser humano. -respondió ella, siempre sabia. Porque aprendí a ver las rivalidades como guerras narrativas y a entenderme como portadora de historias.

Gracias Siri.

En lugar seguro (Wallace Stegner, Libros de Asteroide)

En ocasiones el puro azar termina siendo el recurso más sabio a la hora de tomar decisiones. En lugar seguro fue mi última lectura de vacaciones y no fue un criterio de elección premeditado, sino más bien consecuencia de mis ganas de adentrarme en la literatura de Stegner, tan bien valorada por gente cuyo gusto aprecio. Al escribir estas líneas me doy cuenta de que no se me ocurre mejor libro para despedirse del estío, del tiempo dilatado y para acoger con entusiasmo la rutina de septiembre.

Retrato de dos matrimonios, cuatro vidas y todo el amor y amistad que en ellas puede caber. Algunos pasajes de la obra son realmente memorables (el viaje a Italia, el breve relato sobre primer amor de Charity y Sid…); están escritos con una elegancia y un humanismo apabullantes que hacen de Stegner un escritor de un virtuosismo formal admirable.

En la novela transcurre un día real y más de treinta años de remembranzas que componen un nostálgico lienzo sobre el paso del tiempo. Un libro maravilloso que solo podría escribirse viviendo en vecindad con la amenaza del último adiós (Stegner publicó la novela con 85 años y nos dejó cinco años después), sintiendo el presente como el regalo que realmente es y entendiendo el tiempo en clave de pasado sin que ello suponga la evanescencia de nuestra sonrisa. Maravillosa.

2 Comments

  1. En lugar seguro me gustó mucho, no sé lo que tienen las historias de matrimonios, que siempre me terminan atrapando.

    Por cierto, llegue a tu blog por un artículo de Trotalibros y he leído tus últimas reseñas, tienes un sitio muy interesante.

    Sé que ya se va a terminar la temporada de Halloween, ¿pero tienes alguna lectura de terror que nos recomiendes? Me gustaría mucho saber si te agrada este género y conoces buenos exponentes.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias por la visita y las amables palabras.

      Respecto a tu última pregunta y sin ser un experto en el género (adoro a Lovecraft, eso sí) te sugiero una extraña historia titulada “La casa y el cerebro”, de Edward Bulwer-Lytton. Este magnífico relato está editado por Impedimenta.

      Mis disculpas si llego tarde a responderte.

      Y de nuevo, gracias.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .