En el fluir de los siete estíos

La niña sostiene que el océano desconoce

la oscilación de la marea,

el niño que al fuego le incomoda

el crepitar de la madera.

Fragmentos de infancia, ausencia de certezas

surgen, afloran, vestigios de pureza.

……………………..

Ese día sucedió

a la luz de la dorada esfera

en el fluir de los siete estíos

bajo sábanas de seda.

……………………..

Cristalinas miradas se oscurecen

Los castos labios se hacen miel

mientras pupilas negras

buscan sin descanso

la intimidad de la otra piel.

……………………..

Espontáneos abrazos de cenizas

bajo la pálida luz de las colinas

no hay tiempo para las deidades

no hay lugar para lo baldío

Promesas eternas, estrellas fugaces

Palabras sinceras, exiguos disfraces

imprudentes caricias, nuevos desafíos

en el fluir de los siete estíos.

……………………..

El vaivén del oleaje

será nuevo paisaje

El crepitar de la madera

será nuevo sonido

y en la dolorosa espera

bajo la dorada esfera

llegarán nuevos idilios

consecuencia de lo que perdimos

en el fluir de los siete estíos.

………………

Cuadro de portada: Christina’s World ( Andrew Wyeth, 1948).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.