Hombres Imprudentemente Poéticos – Valter Hugo Mãe

Lo externo y lo interno, lo propio y lo ajeno.

Hay una creencia bastante popular que ensalza la lectura por ser un gratificante camino hacia el descubrimiento de lo externo, la visita de otros mundos que dirían los más fantasiosos. Si bien no es algo con lo que esté en total desacuerdo, tal afirmación hace que mediante nuestro pensamiento dicotómico obviemos el viaje interior que suponen las mejores lecturas. Hace poco terminé de leer ‘Un artista del mundo flotante’, del genio Ishiguro, y pocos son los escritores que me han seducido tanto mediante convicciones morales ajenas, las cuales hacen que uno también reflexione sobre las propias, o a realizar un repaso doloroso sobre nuestros recuerdos, decidiendo cuales nos sería beneficioso olvidar.

Por lo tanto considero un ejercicio exiguo y torpe el de resumir las lecturas como exploraciones externas o internas, cuando a mi modo de ver una es rasgo inherente de la otra. Así, el Japón antiguo y místico que Mãe construye en ‘Hombres Imprudentemente Poéticos’ es un lugar extraño, bello, trágico y luminoso; un espacio foráneo que también sentimos hogar. Un libro muy especial que se convertirá en recuerdo que no querré olvidar.

El escritor que mentía a los lectores sobre su procedencia.

Este año, emocionado como estoy por mi inminente viaje al país del sol naciente, he leído muchísima literatura japonesa. No ha sido algo autoimpuesto como hice el verano anterior sino una tendencia lectora que nace de mi interés por la cultura nipona; un interés que me va hacer recorrer más de 10.000km.

En esa inmersión literaria ha habido descubrimientos fantásticos como Mori, Issa, Kawakami o Basho. También he profundizado en escritores que adoro como Kawabata, Mishima, Soseki, etc. Además, esa ausencia de restricciones ha permitido que este año también pertenezca a Rodoreda, Nerval o Peixoto entre otros.

Lo que no me esperaba era que una de las novelas más “japonesas” leídas en esta primera mitad de 2018 haya sido escrita por un compatriota del último escritor citado en el párrafo anterior.

Y es que a pesar de que Valter Hugo Mãe sea un poeta y narrador portugués nacido en Angola el 25 de septiembre de 1971, después de leer su ‘Hombres Imprudentemente Poéticos’ el lector tiene todo el derecho a creer que también se trata de la reencarnación de algún ermitaño monje budista del siglo XII.

En ‘Hombres Imprudentemente Poéticos’ se nos narra la enemistad entre Itaro y Saburo, dos vecinos que conviven en una aldea recóndita de un Japón donde reinan los relatos sobrenaturales. Itaro es un artesano de abanicos que vive con su hermana ciega Matsu y con Kame, la mujer que se encarga de las tareas domésticas. El segundo protagonista, Saburo, es un alfarero que quedó viudo tras la lúgubre y misteriosa muerte de su esposa Fuyo.

Es precisamente esa enigmática muerte la semilla de la que nace dicha enemistad, debido a que el fúnebre episodio había sido previsto por Itaro, quien posee el extraño talento de anticipar el futuro cada vez que mata a un animal.

“Saber aceptar a nuestro adversario con gentileza es una lección que extraigo de la cultura japonesa, la lección que mas me conmueve y que me parece urgente para el mundo radicalizado en el que vivimos.

 

Este libro trata de la educación de los enemigos. La enemistad educada es la lucidez posible entre personas antagónicas.

 

Un relato sobre miedos y conquistas graduales que sustituyen la furia por la belleza. Que sustituyen la furia por la gracia, agradecida, de tener lo que es posible tener”

La editorial Rata sabe cómo seducir al lector. El texto que rescato de la portada se aleja de superfluas sinopsis para hablarnos del TEMA. En la introducción intuimos sobre qué nos quiere hablar Valter Hugo Mãe, pero para descubrir la magia con la que todo se lleva a cabo debemos entrar en las páginas que se esconden tras la portada.

Y es que para Mãe el propio lenguaje es una herramienta para tratar los temas que subyacen en la narración. Y cuando hablo del lenguaje como herramienta no me refiero al uso de adjetivos y paisajes que nos evoquen ese Japón idílico donde un sutil viento mece las frágiles y efímeras flores de cerezo y la gente se arrodilla con delicadeza sobre suaves tatamis para elevar sus quebradizas tazas de té. Me refiero, por poner un ejemplo, a que no encontraremos un mísero ‘no’ en sus más de 250 páginas, evitando así el concepto indispensable para la confrontación directa, tan denostada en la cultura japonesa.

Además de la enemistad, la muerte también tiene gran presencia en el relato del portugués. No quiero ahondar demasiado, ya que la magia de leer a Mãe reside en descubrir esas temáticas, por lo que solo diré que la forma con la que el autor trabaja la idea de la muerte está claramente influenciada por la filosofía nipona. Cerca de la aldea del alfarero y el artesano existe un bosque de los suicidios cuyo camino es de una belleza radiante, por lo que esa idea de la muerte no es una abstracción que flota sobre los personajes, sino parte física de la ambientación. Ideas tan japonesas como la dimensión honorable del suicidio, la naturaleza como divinidad abstracta y la inquebrantable voluntad de entregarse a ella también ocupan algún lugar en la historia de Itaro y Saburo.

Hay muchos otros temas en los que me gustaría extenderme, pero creo que lo mágico de este libro está en el descubrimiento que el lector hace de ellos. En las reseñas, como en la literatura, lo que uno calla también puede ser virtud. Quizás más adelante escriba otra entrada sobre el libro, el cual me tiene tan fascinado. Eso sí, sólo será apto para los que ya hayan leído la novela.

Victor Hugo Mae, un hombre imprudentemente poético.

Sí… la vía fácil es la de agarrarse al título de la obra para remarcar la profundidad poética en la prosa del autor, pero en este caso también es un ejercicio honesto. Mãe ha cuidado el lenguaje minuciosamente, tanto que al leer la obra uno es consciente de que cada palabra escogida ha sido así decidido por razones sintácticas, semánticas e incluso musicales. Página tras página, uno siente el meticuloso trabajo de Mãe, tan artesanal como el de su protagonista. Y eso se aprecia gracias al fantástico trabajo en la traducción de Martín López Vega, que él mismo reconoce como la traducción más exigente que ha realizado y en la que más escritor se ha sentido. Por mi parte, para él solo tengo palabras de agradecimiento.

‘Hombres Imprudentemente Poéticos’ es una obra de contrastes ya que a pesar de ser un libro trágico en su esencia (soledad, tristeza, miedos íntimos y sufrimientos universales), Mãe encuentra la belleza en los recovecos de dichos dramas resaltando los momentos de dulzura, pasión y luz que allí se esconden. Mi capítulo favorito, ‘La Leyenda del Pozo’ es un claro ejemplo de ello. Un breve relato en el que Itaro y un animal que desconocemos conviven dentro de un pozo. Es un cuento casi de terror, pero tan hermoso y memorable que lo releí nada más terminarlo.

Las revelaciones y epifanías que se narran no hacen más que reforzar el carácter místico y lírico de ‘Hombres Imprudentemente Poéticos’, un libro con el que he conocido a un autor de una gran destreza psicológica e imaginación prodigiosa. La imprudencia (poética) nos lleva a sendas desconocidas, y a veces éstas terminan siendo las más apasionantes.

El libro es una obra de tantos pliegues y de texturas tan diferentes que a estas alturas sería estúpido intentar presentarme con la frialdad y el distanciamiento que tantos críticos buscan en sus textos. Estoy completamente enamorado de esta obra, de su envolvente narrativa y de las convivencias tan dispares que retrata: la de lo masculino y lo femenino, la belleza y la fealdad, la ternura y lo cruel, la vida y la muerte. Cuando uno termina la obra quiere creer que Mãe tiene razón y que Sartre estaba equivocado, ya que “el paraíso sí son los otros”.

Quien dejó en el corazón
un haz de luz
no ciega nunca.

 

 

Editado por: :Rata_
Páginas: 262
Traducción de: Martín López Vega
Prólogo de: Xuan Bello
Reseña escrita mientras escuchaba: Alex Zhang Hungtai – Divine Weight

 

Anuncios

6 comentarios en “Hombres Imprudentemente Poéticos – Valter Hugo Mãe

  1. Gracias por la recomendación, es el tipo de libro que nunca descubriría por mi sola, sin una campaña más agresiva de publicidad. Y es una pena porque este tipo de libros me gustan y he visto algunas cosas en tu reseña que me han parecido interesante. Por ejemplo, el episodio del pozo que mencionas me recuerda también a otro episodio en Crónica del pájaro que da cuerda al mundo, de Haruki Murakami.

    Un beso.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias por la agradable visita, Rocío. Sí, es una novela que intuyo pasará por el mercado más desapercibida de lo que merece. Es una lástima ya que personalmente me ha fascinado y se ha convertido en un libro muy especial. Si algún día te animas con él será un placer compartir impresiones contigo.

      Beso de vuelta.

      Me gusta

  2. Me encanta cuando hablas con tanta pasión de un libro que has leído y que te concentres en tu opinión y NO en la sinopsis.
    Y que lo enlaces con detalle de la cultura japonesa y que NO te andes por las ramas (del cerezo florido)
    Es un placer leerte.
    Alberto Mrteh (El zoco del escriba)

    Le gusta a 1 persona

    1. Qué alegría que destaques mi “indiferencia” por la sinopsis. Es algo que busco a conciencia ya que es una información que el lector puede encontrar allí donde quiera, mientras que las impresiones o sensaciones respecto a una obra son tan personales que para mí en la descripción de las mismas radica la calidad de una reseña. Lo otro es un resumen, mejor o peor escrito, pero un resumen.

      Como siempre, un placer verte por aquí.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.