Cómo comportarse en la multitud – Camille Bordas (#LeoAutorasOct)

¿Quien mejor que George Saunders, recentísimo ganador del Man Broker 2017, para abrir esta entrada?  Esto dice él de la obra:

Una novela absolutamente fascinante, enternecedora, ocurrente y maravillosa por su visión madura y afable de la humanidad. Camilla Bordas es extraordinaria.

Al poco tiempo de terminar la novela y ya con la idea de reseñarla en mente, me puse a leer distintas definiciones del verbo ‘conmover’. Algunas me convencían y otras no, ya que lo que yo buscaba era una contradicción sentimental muy difícil de explicar.

Para mí, conmover es ese momento en el que ríes llorando… o lloras riendo; ese despertar de sentimientos contrapuestos, explosión de emociones que chocan, esas lágrimas cuya raíz es la felicidad, o sonrisas que brotan de la tristeza, siempre en dependencia de los matices a los que le demos mayor protagonismo.

Y todo esto lo hice porque la novela de Bordas es (entre otras muchas cosas) una obra muy conmovedora. Yo me decanté por cerrar el libro con una sonrisa agradecida, sin obviar el trasfondo dramático de la obra. Y estoy convencido de que esa sonrisa volverá a dibujarse en mi rostro cada vez que recuerde y hable de Cómo comportarse en la multitud.

En esta enternecedora obra, Isidore Mazal (más conocido como Dory, pese a su insistencia en que lo llamen Izzie) nos narra los primeros años de su adolescencia y la vida de su familia. Esto dota a la obra de una narración desde una perspectiva inocente, curiosa y honesta.

La edad y personalidad de Izzie (yo voy a ser bueno y me referiré a él tal y como él querría) hacen que esta perspectiva también sea ingenua en ocasiones e involuntariamente cruel en otras.

Si bien Izzie cae en gracia desde un principio, no ocurrirá lo mismo con los otros miembros de la familia, no desde el principio al menos. Izzie es el hermano pequeño de una familia formada por ocho miembros: un matrimonio y sus seis hijos; donde Izzie es el más pequeño y el menos precoz en términos intelectuales. He aquí una breve presentación del resto de los hermanos:

Berenice, de 24 años, prepara la defensa de su tesis doctoral en París. En una situación similar están también Aurore y Leonard, algo más jóvenes. El otro hermano, Jeremie, cursa un máster de composición musical.

Y finalmente tendríamos a Simone, la compañera de cuarto de Izzie, año medio mayor que él, pero quien ya estudia en el instituto, ya que va varios cursos adelantada debido a sus altas capacidades.

En resumidas cuentas, una familia de cocos.

He de reconocer que Simone es para el que escribe una de las grandes virtudes de la novela, y no será precisamente por sus esfuerzos en caer bien al lector.

Simone, quien protagoniza escenas divertidísimas, es una adolescente engreída, esnob, pretenciosa, altanera, insociable y misántropa. Y pese a esta fila de descalificativos, uno acaba adorándola.

Simone, quien cree que tarde o temprano será una figura reconocida por alguno de sus muchos talentos, es uno de los personajes mejor perfilados de la obra y se apodera de todas las escenas en las que está presente.

Su convicción de que acabará siendo famosa le hace tomar la decisión de convertir a Izzie en su biógrafo oficial. Esto ocasionará conversaciones hilarantes entre los dos, las mejores de la obra. Y esos diálogos encandilarán al lector, rindiéndose ante un personaje que en un principio creía odioso.

Y es que no es tarea sencilla encariñarse con las hermanos de Isidore, tan presuntuosos y ensimismados todos ellos. Pero Bordas logra el milagro y uno devuelve el libro a la estantería guardando un bello recuerdo de cada miembro de la familia. Es más, uno termina dándose cuenta que son esos personajes una de las principales razones de que la novela sea tan deliciosa.

Dedicando tantas palabras a la sapiencia de los hermanos de Isidore, uno termina cometiendo el error de infravalorar al pequeño de la casa.

Isidore en términos intelectuales quizás no sea tan excepcional como sus hermanos, pero su naturaleza curiosa, y sobre todo su inteligencia emocional y su resiliencia lo convierten en el refugio al que acuden todos los miembros de la familia en los momentos más difíciles.

Y es que al principio de la novela hay un punto de inflexión narrativo, una tragedia, que desbarajusta a todos los miembros de la familia, quedando en evidencia sus dificultades para gestionar sus emociones.

Mientras los hermanos se encierran en sus habitaciones y centran toda su atención en sus trabajos, Izzie se enfrenta a las confusiones de la adolescencia: decidir lo que quiere ser de mayor, el sexo, la amistad, etcétera. Preocupaciones que intentará resolver en esos momentos libres que dispone entre sus constantes intentos de huir de casa.

El arco narrativo de Cómo comportarse en la multitud dura tres años y se podría decir que la trama nace con una tragedia y se cierra con otra, facilitando al lector interpretar la evolución de los personajes al comparar las reacciones ante la fatalidad en dos tiempos.

Izzie es un narrador extraordinario que dota a la obra de un tono cómico, afable, ingenuo y extravagante, pero Bordas (que no se conforma con trazar una obra humorística) respeta su trasfondo dramático, ofreciendo una madurez que llega a sorprender al lector que se acomoda en el tono ameno de sus primeras páginas.

Y es que Camille Bordas aprovecha la etapa de descubrimiento que es la adolescencia para tratar grandes temas como lo son el deseo, las relaciones humanas, el sexo, la muerte y el luto, la amsitad, la familia, el amor… ya que en la literatura todo tiene su lugar.

Bordas también se aprovecha de esos personajes tan cultos como ensimismados para hacer una dicotomía existencialista entre lo que somos en soledad y lo que somos en sociedad.

Los Mazal también son personajes muy apropiados para reflexionar sobre el miedo a enfrentarnos a una vida que se resiste a proporcionarnos satisfacciones plenas.

Por ejemplo, en una de esas geniales conversaciones entre Simone e Isidore, los hermanos discuten sobre la vida, y Simone define ésta como un embudo:

[…] Cuando naces, tienes un número prácticamente ilimitado de opciones, estás nadando en lo alto del embudo y las vas analizando, aunque no pienses en el futuro, o al menos, aunque no veas el futuro como un nudo corredizo que se va cerrando sobre ti […].

Cuando se está dando esta conversación los hermanos mayores se encuentran terminando sus tesis, pero también planteándose realizar una segunda. Y la decisión, que en un principio debería despertar la admiración de los pequeños de la casa, es interpretada de otra forma por Simone:

[…] Las tesis doctorales son lo que más retrasa el camino hacia el desagüe. Son una forma de ganar tiempo y por unos años vives en la creencia de que tu tesis es algo tan especializado que roza lo universal […].

¿Cómo no voy a querer a esta “repipi sabelotodo” que practica la melancolía en su tiempo libre? Simone e Izzie me han dado momentos gloriosos, y eso es algo muy de agradecer.

Pero si hay algo que realmente le tengo que agradecer a Cómo comportarse en la multitud es que me haya reconciliado con la adolescencia, preciosa etapa vital por la que estúpidamente había empezado a sentir cierta aversión.

A mí me cuesta mucho exteriorizar los sentimientos, pero estoy seguro de que los lectores de esta obra reirán y llorarán, se divertirán con muchos de los momentos que vive esta excéntrica familia y sufrirán sus penas. Y más seguro estoy aún de que guardarán un bello recuerdo de la familia Mazal: una conversación, una escena, un personaje, un despertar, una sensación… alguien, algo.

Porque lo que logra conmoverte siempre se queda contigo.

Editado por: Malpaso
Traducción: Carlos Jiménez Arribas
Páginas:  281
Anuncios

6 comentarios en “Cómo comportarse en la multitud – Camille Bordas (#LeoAutorasOct)

  1. ¡Hola, John!
    Te lo he dicho en IG. La reseña de La vegetariana ya me pareció perfecta (había visto comentarios pero tu entrada fue la que me terminó de convencer de querer leerlo), pero ésta ha ido por el mismo camino. ¡Qué maravilla de #LeoAutorasOct estás haciendo! Paso por aquí y siempre acabo llevándome una lectura más a la lista de pendientes y, con el contenido que le das, siempre me digo que cualquier comentario que te haga no le hace justicia a lo que nos traes, a lo que regalas a quienes pasan por aquí (así que me estoy calladita).
    Pero es cierto que, a veces, es necesario que te digan que el tiempo invertido y la pasión que se pone en cada entrada tiene un lector detrás fascinado. Así que he roto mi timidez para decírtelo. Y para darte las gracias por lo que haces y lo mucho que merece la pena. Es un placer pasar por tu casa. Siempre.
    Un beso.

    Le gusta a 1 persona

    1. No sabes lo que me alegran y la fuerza que me dan palabras como las tuyas. Ni se te ocurra pensar que el silencio es una mejor opción que comentar… si para ti mis entradas son un regalo, lo mismo me ocurre a mí con comentarios como el tuyo.

      Qué bien que valores tan positivamente mi #LeoAutorasOct, no suele ser habitual en mí lo de publicar una reseña cada semana, pero me lo propuse porque considero que el proyecto así lo merece. Ver que el resultado está gustando me da energías para que esto se repita en más ocasiones.

      Gracias por romper tu timidez y pasarte por aquí a comentar. Que sepas que en esta casa siempre serás bienvenida.

      ¡Besos!

      Me gusta

  2. “Para mí, conmover es ese momento en el que ríes llorando… o lloras riendo” Tal cual… Qué bonita manera de hablar de un libro, John!
    Había visto comentarios muy buenos de Cómo comportarse en la multitud pero tu reseña sin duda es la que más me ha llegado.

    Me da la sensación que, a pesar de tener esos dos momentos dramáticos que mencionas, es un libro que te deja con buen sabor, que se disfruta mientras lo lees y al que se recuerda con cariño. Sin duda Camilla Bordas se viene a mi lista, y la edición es también muy chula, me gusta mucho cómo edita esta editorial (bueno, es que me ganaron ya con Solterona, de Kate Bolick jejeje)

    ¡Como siempre, es una maravilla pasar por aquí!
    ¡Un besote!

    Pd: Creo que el tándem Simone e Izzy me va a maravillar!

    Le gusta a 1 persona

    1. Estás en lo cierto Eibi, la novela te deja una sensación muy bonita. Estoy seguro de que si te animas la recordarás con cariño y que varios personajes se quedarán contigo una vez la termines… ¡Simone e Izzie seguro! Desconocía a la autora y ha sido una grata sorpresa, más sabiendo que es su tercera novela y la primera que escribe en inglés.

      Y a mí también me gusta Malpaso, es de esas editoriales que hacen libros bonitos por dentro y por fuera, esos que son dignos de estantería.

      Y para maravilla, la notificación que me avisa cada vez que te pasas por aquí.

      ¡Un besazo!

      Le gusta a 1 persona

  3. Excelente reseña.
    Le estoy dando vueltas a tu visión sobre la palabra “conmover”, sobre todo, porque no se parece en nada a la mía. Yo lo veo más cómo un pinchazo sobre un elemento esencial del alma (como si alcanzara alguna de esas esferas de “Del revés” que guardaban un recuerdo esencial)
    Es un placer leerte.
    Alberto Mrteh (El zoco del escriba)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s