Nada crece a la luz de la luna – Torborg Nedreaas

Mi historia trata sobre la sangre. Pero no sobre la sangre en sentido poético, con belleza incluida. No. Fea. Horrible. Sangre, mucosidad y pus. ¿Sí? Estás frunciendo el ceño. Ya te he dicho que no va a ser algo hermoso, porque lo que voy a contar es la verdad. Traiciones, mentiras e hipocresía. Ésa es la verdad. He leído bastante, pero aún no he leído nada que sea completamente verdad. A excepción de los libros de medicina, y aun así son incompletos. ¡Oh! ¿Tienes más bebida? Ya me he puesto parlanchina. Pero tengo que hacerlo. Y tú debes soportar mis pensamientos. Tengo que desembuchar todo lo que he estado pensando durante tantos años.

Resulta curioso que una novela tan profunda, a su modo bella y sin duda valiente llegara a mí de forma tan superficial. La gélida y misteriosa fotografía de la portada más el sugerente título que la corona me conquistaron. El amor a primera vista existe.

Si hubo vacilación alguna, ésta desapareció a los pocos segundos de darle la vuelta al libro y leer la sinopsis. Qué sensación tan evocadora.

En la estación de tren de una gran ciudad, un paseante, casi un voyeur, descubre a una mujer todavía joven que deambula solitaria ya de noche. La mujer sigue al hombre hasta la casa de éste, y allí le ofrece o su cuerpo o su historia, como en los cuentos del lejano Oriente. El hombre elige conocer la vida de la mujer.

Lo mejor que hace Nada crece a la luz de la luna es convertir al lector en oyente. Nos deja fuera de la historia porque no nos pertenece, solo somos ese desconocido, ese extraño al que le ha tocado escuchar la vida de una mujer. Una vida tan fascinante como trágica, interesante pero de la que arrepientes saber tanto; por lo doloroso.

Entre todas las virtudes de esta obra destacaría su estructura narrativa; la cual convierte la obra en una larga conversación entre la protagonista y el lector. El paralelismo entre el paseante y nosotros es tal, que compartiremos sensaciones página tras página; y al cerrar la última creeremos que esa noche fue nuestra, que pertenece a nuestras vivencias. O al menos que fue un mal sueño que necesitamos recuperar para cerciorarnos de lo que nuestra mente ha procesado.

La escritura de Nedreaas se adapta de forma camaleónica a la narración de la vida amorosa de la protagonista. Es directa en ocasiones, evocadora en otras; pero siempre de un marcado estilo insinuante y seductor que logra mantenerse incluso en los momentos más terribles y oscuros. Así, Nedreaas evita satisfactoriamente la dicotomía entre temática y estilo.

La construcción del personaje protagonista es también colosal. Esa mujer de la que no sabemos nada despertará nuestro interés con pocas palabras y logra mantenerlo no hasta el final de la obra sino más allá. Pensaremos en ella días después de terminar la lectura. Puede resultar una comparación algo absurda, pero leer Nada crece a la luz de la luna se siente como un evento paranormal, como si un espectro nos hubiese visitado para compartir su historia y después alejarse dejándonos por un lado la boca llena de preguntas, pero por otro, el alma vacía.

6tSSJQLF_U-_WQjq2Ec-0Qz-TQHlr2nkUVIKd6qmkJfQ.jpg

Y pese a que me lo he planteado, resulta inevitable no hablar sobre el feminismo si queremos tratar ciertos temas que plantea el relato. Y que conste que no pretendo evitar la materia por fobia alguna, sino por ser un tema tan candente que pueda desviar la atención de todas las virtudes de la novela, reduciéndola a una etiqueta, como si de un simple panfleto se tratase.

Dicho lo cual, ¿estamos ante un relato feminista? De Torborg Nedreaas se dice que es una ‘Simone de Beauvoir nórdica con mayor talento literario’. Yo -como he aclarado en el párrafo previo- no soy muy amigo de las etiquetas que reducen cualquier obra literaria a un discurso monotemático; ya que detrás de esos “encasillamientos” siempre intuyo razones comerciales; más que intentos de dar a conocer el contenido de la obra. Pero en este caso sí que puedo llegar a reconocer las razones de tal definición.

Nada crece a la luz de la luna es un relato feminista desde una perspectiva puramente literaria; ni política, ni filosófica, ni tampoco social. Las ideas están ahí, pero no es un manifiesto, ni siquiera una denuncia; pero las reflexiones a las que la obra invita van por derroteros que pueden enriquecer la visión feminista del lector.

Contextualicemos.

La protagonista narra a un desconocido (en realidad al lector) su primer amor. Un amor que como todos esconde deseos, frustraciones, ansiedad, pasión, ira, compasión y lágrimas. Un amor tormentoso y prohibido. Un amor tóxico.

Es obvio que el amor juega un papel fundamental en la vida de la mujer, ya que es víctima de la peor versión del sentimiento más poderoso. El romanticismo que se intuye al principio pronto se quita la máscara para descubrirnos el sufrimiento y la enfermedad que realmente supone para ella ese sentimiento tan dañino en ocasiones. Es un relato trágico y desgarrador, un análisis exhaustivo de las profundas heridas que causa la desvinculación de nuestra propia identidad para entregarnos por completo al otro. Una obra que refleja el inevitable proceso destructor de las víctimas del amor obsesivo.

Wallpapers1366x768.jpg

Antes de continuar, me gustaría recalcar que la novela fue escrita en 1947, dato a tener en cuenta si queremos valorar con propiedad las “denuncias” que se pueden intuir detrás del relato que comparte con nosotros la misteriosa paseante.

Empezaré por la idea más obvia que esconde la novela: la sumisión de la mujer en la relación tóxica. La relación que se nos describe en detalle se da entre dos personas desorientadas, débiles y confusas. ¿La diferencia? Que la posición dominante del hombre en dicha relación le permite ser un canalla y el sufrimiento se ubica casi en su totalidad en la figura femenina. Ambos tienen una actitud destructiva, pero en el caso de la mujer hay que añadir el prefijo auto-.

Pero el matrimonio… Es una estafa porque dicen que es sagrado. Sí, inviolable. ¡Inviolable!… En particular esos matrimonios que no son más que un negocio camuflado a contrato fijo.

Aún hoy interpretamos el rol de la mujer como dependiente, pasivo y servicial. En ella ubicamos el sacrificio, y lo hacemos sin ningún tipo de reflexión, lo tenemos asimilado. Es por ello que el amor tóxico tiene consecuencias devastadoras en la protagonista.

Por poner un ejemplo actual, los hombres creemos estar apoyándolas al decir que nosotros ayudamos en casa. ¿Ayudar? Ese verbo indica que el trabajo doméstico les pertenece a ellas; y nosotros, como “buenos samaritanos” (que nos creemos) compartimos ocasionalmente su condición servicial hacia nosotros.

La novela retrata esos roles -persistentes en el siglo XXI-, mediante las perspectivas de la familia en la hija por el hecho de ser mujer, la influencia de la iglesia en las convenciones sociales de un pueblo pequeño y los juicios morales que éste hace sobre los jóvenes dependiendo del sexo de cada uno. Saca a la luz la venenosa e injusta condición femenina.

Una ciudad pequeña, ya sabes. Donde se modelan las personas, donde se dictan los caracteres, donde se aterroriza a todos y cada uno de sus individuos… Se podría pensar que una persona es una persona y que sigue siendo la misma donde quiera que vaya a parar. ¿No es cierto? Ya sabes, dicen que el carácter es el destino. Pero habría que añadir: el entorno es el carácter. El entorno en una ciudad grande es tan variado que hay sitio para gente distinta entre sí, pero en un lugar tan pequeño… ¡oh! El pueblo. Un pueblo pequeño de posguerra, con su cultura de pueblo, su mentalidad de pueblo y su inquisición de pueblo.

Otro tema que se traza durante las páginas de la novela es el aborto. No es un tema principal pero si que protagoniza la escena más dura, cruel e incómoda de toda la novela. Aquí Nedreaas mantiene su ambición de denuncia, situando el drama del aborto solo en la protagonista. Para el hombre no supone más que alivio. Así, su lectura nos hace ver el aborto, no cómo un crimen que merece ser castigado, sino como una tragedia que lo sería menos en una sociedad más equitativa, justa y empática.

Así, Nedreaas ofrece en esta obra el relato de una obsesión psicológica; de la adicción y la dependencia de una mujer hacia el hombre que abusa de ella y se aprovecha de su posición dominante y de la consecuente sumisión femenina. Una novela de una belleza inquietante, escrita por una maestra de los matices y el drama, capaz de aunar la delicadeza de la naturaleza nórdica con los instintos más ardientes y amargos de alguien capaz de llegar a unos niveles de degradación inauditos. Páginas de contrastes que despertarán en el lector todo tipo de emociones: lástima, pudor, incomprensión, enfado… pero sobre todo ternura hacia una víctima de la peor versión de un amor obsesivo y fascinación por todo lo que abarca la obra de Nedreaas con una sutileza y elegancia sin igual.

Editado por: Errata Naturae
Traducido por: Mariano González Campo
Páginas: 270
Anuncios

7 comentarios en “Nada crece a la luz de la luna – Torborg Nedreaas

  1. Ya tu presentación en twitter llamaba la atención, luego paso por aquí y la foto principal, totalmente evocadora y embaucadora, me mantiene la curiosidad y ahora termino de leer tu reseña totalmente atrapada por este libro, su autora y la historia que cuenta.
    (hay un momento en tu reseña que te hice hasta la ola, no te digo más, ya sabrás cual 😉 ) Últimamente, libro que reseñas, libro que me apunto!!!
    Me decías el otro día aquello de “tú sí que sabes como convencerme…” bueno, te devuelvo la frase, John, porque hoy lo has vuelto hacer …espero no tardar mucho en leerlo! el tema me interesa muchísimo, del aborto se habla muy muy poco, sigue siendo un tema tabú, así que tengo curiosidad por ver cómo lo retrata la autora…
    Gracias una vez más, por descubrirme lecturas con pintaza!! (te echaré la culpa cuando tenga que donar un riñón para invertirlo en libros xDD que entre tus recomendaciones, las de Cris, Emma, Carla y demás…no me da la vida! )
    Un abrazo!!! ^^

    PD: Tal y como dice la protagonista, leyendo el primer párrafo, he fruncido el ceño , objetivo conseguido, atrapada en 3, 2, 1…)

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Bienvenida Eibi!

      Gracias, gracias y gracias. Por comentarios como los tuyos merece la pena sacar tiempo de donde no hay para escribir sobre libros.

      Ha sido una reseña difícil por algunos de los temas que trata, ignorarlos hubiese sido estúpido pero me ha costado encontrar el enfoque adecuado para hablar de ellos. Creo que comprendes lo que quiero decir.

      Creo que es una novela que disfrutarás. Se lee muy fácil, no es muy exigente ya que su estructura “conversacional” logra un ritmo muy fluido pero luego deja poso. Reflexiones mucho, es de esas novelas que si te llegan se quedan contigo un buen tiempo.

      Nos leemos, un besote!

      Le gusta a 1 persona

  2. ¡Hola!
    Coincido contigo en que el amor a primera vista existe. A veces doy un paseo por la biblioteca y me dejo conquistar por un título o por una portada. Y da gusto cuando se acierta, cuando descubres una historia increíble que de otra forma tal vez no dieras con ella. Aunque en mi caso, no leo las sinopsis, tengo malas experiencias con ellas…
    Me atrae mucho lo que comentas de la estructura, que la novela parezca una conversación entre la protagonista y el lector. También me parece un punto muy interesante que no sepamos nada de la protagonista y que nos vaya picando la curiosidad.
    Sin duda, uno de los puntos que más me llaman la atención es que días después de terminarlo, sigas pensando en él. Estas lecturas son especiales, son las que te dejan huella y empiezan a formar parte de tu vida.
    Siempre que vengo a tu blog me llevo algún título apuntado, estás haciendo mi lista de deseos interminable. Vamos, me lo llevo apuntado, con muchas ganas de leerlo, lo buscaré en la biblioteca a ver si lo encuentro.
    Un beso

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s