Detalles que cautivan: las digresiones de Javier Marías.

¡Estreno nueva sección!

Detalles que cautivan serán artículos breves que por un lado servirán para dar vida al blog en esos momentos en los que la vida laboral imposibilita la publicación de una entrada extensa, pero que también me darán la oportunidad de hablar sobre características literarias de diversos autores que me fascinan.

Y me estreno con un autor con un estilo literario muy definido el cual se va repitiendo en todas sus obras. Hablo, tal y como el título indica, de Javier Marías y sus digresiones.

No voy a descubrir nada nuevo a los lectores de Marías al afirmar que los pilares que sustentan su narrativa son un narrador reflexivo sobre acontecimientos de su pasado y un hilo narrativo de estilo digresivo que rompe el tradicional concepto del lector sobre el espacio y el tiempo a la hora de estructurar una historia.

“Creo que la novela es el género literario –e incluso el arte– que mejor permite la existencia del tiempo que en la vida real no tiene tiempo de existir. Existe la dimensión objetiva del tiempo: un minuto siempre tiene sesenta segundos. Pero en otra dimensión, las cosas tienen diferente duración subjetiva aunque la duración objetiva sea la misma. Lo que realmente uno recuerda de una larga noche en que abandonó a su pareja, o fue abandonado por ella, puede ser un solo gesto, una frase, una mirada, y a uno le hubiera gustado que el tiempo se detuviera. Eso es lo que permanece en la memoria. Mi intención en las novelas es que las cosas tengan la duración que nunca tienen al suceder pero que siempre tienen después de haber sucedido. En la novela se puede conseguir eso.”

javier-marias

Lo que me fascina en la escritura de Marías es la naturalidad con la que se forman estas digresiones, gracias a que el autor logra mantener el interés del lector a pesar de abandonar la trama principal para ofrecer subtramas o meditaciones del autor disfrazadas en discursos de sus personajes. Y es que la ficción es un gran lugar para esconder la verdad.

Las obsesiones del autor son también causantes de este peculiar y a la vez extraordinario estilo literario. Javier Marías recurre de forma insistente en temas como el pasado, las ventajas de ignorar algunos datos y la influencia que el desconocer o saber ciertas cosas tiene en nuestras vidas.

La fuente de información principal que dispone el lector suele ser la mente del propio protagonista, que como tal es imperfecta y funciona de forma intermitente, fragmentaria e indecisa.

Así, la trama deja de ser lineal y no depende de una fecha, un lugar, un diálogo… se libra de esas ataduras para que Javier Marías transfigure el pensamiento en acción. Pensamientos que se desarrollan mediante constantes asociaciones que saltan de una reflexión a otra y que milagrosamente logran mantener una coherencia narrativa.

“Mi intención es que ante mis dilaciones literarias cada interrupción tenga un interés en sí mismo aun a riesgo de olvidar dónde estamos. Me gustaría ser el tipo de escritor como los que me gustan a mí: que me dé igual de lo que hablen, quiero sólo que sigan hablando.”

Esa habilidad para “irse por las ramas” con el talento suficiente como para lograr que el lector “viaje” por esas desviaciones narrativas me produce una satisfacción literaria enorme. Es por ello que considero las digresiones del señor Marías una inauguración ideal para Detalles que cautivan.

Leed mucho y sed felices.

Anuncios

3 comentarios en “Detalles que cautivan: las digresiones de Javier Marías.

    1. Buenas,

      Su mejor trabajo puede que sea Tu rostro mañana, una novela dividida en tres volúmenes, pero no creo que sea la mejor opción para empezar. Lleva su estilo narrativo a los límites y como presentación de su universo literario no funciona tan bien y quizás resulte excesivo para los recién llegados.

      Permíteme ser obvio y recomendarte Corazón tan blanco; probablemente su trabajo más conocido, y también de los mejores.

      Le gusta a 1 persona

  1. Me encanta Javier Marías. Recientemente he leído a Mathias Enard, que también adopta las digresiones en sus obras, sin embargo con este me perdía constantemente. La maestría de Marías reside en que consigue entrar en ellas sin perder de vista la historia, es más, la potencia.
    De él he leído “Así empieza lo malo” y “Los enamoramientos”, mi siguiente lectura va a ser “Corazón tan blanco”.

    Una muy buena entrada, ojalá continúes con esta sección.

    Un abrazo,

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s