La casa y el cerebro – Edward Bulwer-Lytton

Resulta fascinante cómo algunos autores marcan una época mientras muchos de sus coetáneos pasan al olvido a pesar de una biografía  y un trabajo literario sorprendente. Es como si una figura se apropiase de un tiempo y lugar, ensombreciendo todo lo demás.

Cuando digo Inglaterra, literatura y siglo XIX. estoy dibujando a Dickens en vuestras cabezas. Aunque resulte estúpido creer que es el único autor que ha trascendido o recordamos, sí es el primero en aparecer en nuestras mentes, convirtiendo todo lo demás en secundario.

En esa larga lista de autores en segundo plano, está Edward Bulwer-Lytton (1803-1873), autor que vamos a rescatar para hablar de su fascinante relato La casa y el cerebro.

edward-bulwer-lytton-author-header

Bulwer-Lytton además de ser un novelista prolífico, fue poeta, crítico literario y político. Al ser de familia acomodada, tuvo la oportunidad de conocer de primera mano la alta sociedad londinense.

Su vida empezó a ponerse emocionante cuando haciendo oídos sordos de su madre, se casó con la irlandesa Rosina Doyle Wheeler, un matrimonio que daría mucho de qué hablar con el paso del tiempo.

Como podéis imaginar, la señora Lytton (quien desaprobaba el casamiento), cortó el grifo económico; una faena para esta pareja acostumbrada a lujosos gastos. Debido a ello y para nuestro propio bien, Bulwer-Lytton escribió como un poseso: así nos ofreció un montón de poemas, relatos, novelas, teatro, ensayos, cuentos… incluso trabajó como traductor.

El matrimonio destinado al fracaso, fue además un escándalo digno de los platós de Sálvame. Rosine publicó varios escritos criticando a su ex-marido, sacando trapos sucios de una relación carcomida por las infidelidades. Además, no paró de denunciar tales fechorías, mientras el autor se postulaba como candidato para el parlamento; puesto que mantuvo durante casi una década.

Bulwer-Lytton no fue un sujeto pasivo en esta disputa, ya que retiró su asignación y le negó ver a sus hijos… aunque con el tiempo rectificaría.

Pese a todo, fue una figura admirada y respetada. fue tal su reputación, que hasta se le fue ofrecida la corona griega, la cual rechazó.

Edward Bulwer-Lytton dejó este mundo en 1873 debido a una infección de oído. Pero lo bueno de la literatura es que no muere. Entre sus obras, la más célebre puede que sea Los últimos días de Pompeya (1834), pero hoy hablaremos de su relato victoriano de fantasmas La casa y el cerebro (1859), obra admirada por figuras como Dickens, Lafcadio Hearn o el mismísimo Lovecraft.

victorian london.jpg

El título del relato no nos presenta solo la temática, sino que nos habla también de la propia estructura de la obra en cuestión.

Esta maravillosa pieza de la literatura sobrenatural está dividida en dos partes. Una primera parte que bien podría titularse La Casa, y una segunda que la lógica nos obliga a llamarla El Cerebro.

La primera parte es un ghost story de manual, con una temática y un planteamiento inicial que no sorprenderá a los duchos del género. Un joven y pudiente inglés de carácter escéptico ante los eventos paranormales conoce la existencia de una casa encantada y muestra su interés por vivir de primera mano esos fenómenos.

Para ello, y con la compañía de su sirviente y su perro, alquila la casa, no sin antes ignorar las advertencias sobre las terribles experiencias previas vividas por otros arrendatarios.

Como veis, pocas sorpresas en cuanto a trama y planteamiento, pero no por ello es una obra típica. Sus virtudes van por otros derroteros.

Para empezar, estamos ante un relato magistralmente escrito. Lytton es un autor con una escritura delicada y elegante. Quizás lo sea de forma excesiva para según qué paladares; no en vano este escritor ha sido utilizado como ejemplo para el término purple prose y su archiconocido It was a dark and stormy night ha sido parodiado infinidad de veces por ser considerada la representación de una prosa pomposa y melodramática.

Cabe destacar que La casa y el cerebro no es un exponente de todo lo descrito previamente. Tiene una narración muy cuidada, sí, pero es uno de los escritos más sencillos de Lytton, alejado de otras obras donde nos podemos encontrar con formas poéticas, vocabulario de difícil comprensión o sintaxis complejo. Olvidaos de todo eso… este relato se lee con suma facilidad. Me niego a catalogar la escritura cuidada como defecto. Además es un trabajo que ha envejecido muy bien y no supone problema alguno para los lectores de hoy.

Vamos a resumir su escritura con las palabras de Lovecraft: “[…]pese a sus fuertes dosis de retórica y de hueco romanticismo, el éxito de sus escritos es innegable merced a su habilidad para tejer una cierta clase de singular encantamiento[…]”.

Otra de las virtudes del relato reside en el ritmo que se utiliza a la hora de presentar los fenómenos paranormales.

Estamos acostumbrados a que los misterios y los sucesos extraños vayan ocurriendo de forma escalonada, paulatina… de forma que nuestra preocupación e interés evolucione del mismo modo. Si hablásemos de una lucha entre libro y lector, en los “cuentos de fantasmas” suele haber un tipo de tanteo entre ambos, buscando cada uno las debilidades del otro antes de golpear.

En La casa y el cerebro en cambio, es el libro el que da el primer golpe nada más saltar al ring. No hay misterio pequeño o ritmo in crescendo; llega y te da un puñetazo en el estómago, sin preguntar siquiera tu nombre.

En esa casa no hay tiempo para la sospecha, llegas y la bienvenida es clara y concisa: no estás ante una leyenda urbana, está ocurriendo algo.

Considero una forma muy original de marcar el ritmo, ya que lo habitual en estos casos es ir mostrando todo de forma gradual perjudicando el factor sorpresa y haciendo difícil descolocar a un lector curado de espanto en plena sociedad de la información. Puede que resulte extraño para quien esté acostumbrado al usual ritmo del cuento de terror, pero funciona muy bien y logra que el lector salga de su zona de confort.

Por último y citando a otro autor, Lafcadio Hearn, La casa y el cerebro es un relato que brilla por una atmósfera cuidadísima: […] reproduce con asombrosa fidelidad las vivencias de una auténtica pesadilla […].

Y todo se debe a la sencillez descrita previamente. Lytton deja su pomposidad para otros trabajos y recurre a la pseudo-crónica para lograr esa fidelidad y realismo que tanto alaba Hearn.

Y si para Lovecraft el miedo más profundo es el que sentimos por lo desconocido, para Lytton parece ser que el verdadero miedo reside en perder la propia voluntad; el miedo a no poder racionalizar las cosas o actuar por instinto propio, logrando así un relato realmente inquietante.
Por último, mencionar que la segunda parte del relato, la anteriormente bautizada como “el cerebro” es una explicación pseudo-científica a lo narrado en la primera parte. No quiero profundizar en ello porque rompería la magia, pero funciona como un reloj suizo a la hora de complementar la primera parte. Se lee con gran interés y deja entrever las inquietudes ocultistas del autor. Un texto que intenta buscar la lógica en algo que siempre hemos asumido inexplicable.
The-Victorian-school-from-a-watercolour-by-Frank-Wood-c1910-2.jpg

Sería totalmente injusto no remarcar el admirable trabajo que está haciendo Impedimenta con sus publicaciones. No solo por su labor en rescatar autores olvidados, obras de culto o trabajos no tan reconocidos de escritores de cierto renombre; sino también por su cuidada edición en cada libro. Su preocupación por los intereses del lector es tan obvia como la que siente por los bibliófilos; con portadas que son puro arte, una calidad de las hojas superior a la media y un diseño tan sobrio como elegante. Libros dignos de colección.

A estas alturas, es obvio que estamos ante una lectura recomendada; sobre todo para aquellos lectores interesados en la literatura sobrenatural. En cualquier caso, las dos partes del relato suman apenas las 100 hojas, por lo que os animo a darle una oportunidad y descubráis el secreto que esconde esa misteriosa casa.

Puntos positivos:

  • Cuidada prosa.
  • Lograda atmósfera.
  • Singular y ágil ritmo narrativo.

Puntos negativos:

  • Su forma de presentar los sucesos y una segunda parte pseudo-científica no convencerá a todo el mundo.

 

Anuncios

8 comentarios en “La casa y el cerebro – Edward Bulwer-Lytton

  1. Conocía de nombre este título, muy bien lo detallaste. Es increíble la cantidad de autores ingleses no tan “populares” pero que han dejado un legado enorme dentro de la literatura fantástica y de terror. Si me permites agregaré a Algernoon Blackwood, Arthur Machen y a William Hope Hodgson. Por cierto, la editorial Valdemar tiene una amplia colección de este género. Saludos!

    Le gusta a 1 persona

  2. ¡Hola!
    No he leído nada del autor pero si tengo apuntado desde hace un tiempo La casa y el cerebro. Es muy curiosa su historia, sin duda buscaré más información. Pero en parte también es de agradecer que su madre le cortara el grifo porque si no fuera así igual nunca se planteaba escribir.
    Me atrae que esté dividido en dos partes y que en la segunda nos expliquen “mejor” lo que hemos leído en la primera parte.
    Coincido contigo en que las ediciones de Impedimenta son muy cuidadas. Espero darle una oportunidad pronto y espero disfrutarlo.
    Un beso

    Le gusta a 1 persona

  3. Conocía muy por encima este libro, sabía que estaba en el catálogo de Impedimenta y poco más, y ahora me has puesto los dientes largos. Me parece que va a ser una buena lectura para el otoño, queda más que apuntado. Una entrada excelente, ¡saludos!

    Le gusta a 1 persona

  4. Acabas de descubrirme a un autor nuevo y ya estoy dando palmadas!! xDDD… Este libro va directo a mi lista de pendientes, el género me encanta así que estoy segura que disfrutaré mucho con la historia… La Editorial Impedimenta me encanta, la conocí por sus ediciones de literatura japonesa que son una maravilla, y justo luego regalé Cuentos Inquietantes de Edith Wharton y triunfé, así que ya se convirtió en una de las editoriales de cabecera…Todo un acierto que estén reeditando a Lytton. 😀
    Tú reseña me ha hecho curiosear y picar así que ya te contaré cuando lo lea.
    Saludos!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Pues si te gusta la editorial y el género, veo difícil que no disfrutes del relato. Lo de Impedimenta es horroroso para mi cartera. ¡Quiero todos sus libros! Son preciosos y dignos de estantería.

      Ya nos contarás si finalmente lo lees.

      Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s